Ante la adversidad templanza

Los acontecimientos se estn precipitando aceleradamente, el gobierno no sabe como mover sus piezas, su aturdimiento los lleva a que en cualquier posición que lo hagan le dan jaque, los hechos se adelantan a las previsiones, las respuestas y supuestas soluciones llegan siempre tardías.

Nunca evaluaron con certeza, exactitud y profesionalismo el caos económico, financiero y administrativo que heredaban, los perdió la elevada autoestima, pero fundamentalmente la falta de planes concretos de gobierno sumado a la imprevisión y el gradualismo que los adormeció, la soberbia y suficiencia reemplazó al razonamiento, estos errores pueden resultar fatales para la república.

Los operadores de los mercados tanto externos como internos duchos en estos vaivenes saben y actúan de acuerdo a una lógica básica y elemental de la profesión que crisis es oportunidad y actuaron en consecuencia, bien sabían que la pulseada ellos la ganaban.

Ahora bien la Argentina nunca salio de la crisis muy por el contrario la fue profundizando, pero el gobierno pensó o supuso que con gradualismo, y prescindiendo de acuerdos políticos podía afrontar su solución, se equivoco, sus consecuencias están a la vista.

El mal esta hecho, la crisis se agravo, los ánimos están exacerbados, los cazadores de oportunidades merodean por todas lados, el desanimo, la decepción y el sentimiento de defraudados alcanza con ms virulencia a los sectores más afines al gobierno, el pasado agazapado espera el momento del ataque.

Cuidado llego el momento de mostrar entereza, capacidad de conducción y con resolución y sensatez encarar la realidad, el gobierno debe replantearse su inmediato y futuro proceder, debe enviar señales precisas y claras, no pensar más en como hacer para ganar el año próximo la reelección, sino volcarse de lleno en actuar con grandeza y dar cumplimiento estricto a lo comprometido en la campaña de 2015 y ahí va a encontrar sin buscarlo el voto que hasta el día de hoy atolondradamente busca.

Reiteramos que nos expongan con absoluta franqueza la realidad en la que nos encontramos y con inteligencia sensatez y sensibilidad social comiencen por disminuir drásticamente la monumental y desordenada estructura de la administración pública, de inmediato comiencen a trabajar mancomunadamente entre todos los actores económicos y políticos en la reestructuración de todo el sistema impositivo, acordar una legislación laboral acorde con los tiempos que se viven, llevar rápidamente a la justicia a corruptos, empresarios, sindicalistas, políticos y jueces que es lo que la sociedad les demanda a diario.

El errado, torpe y poco profesional comportamiento del gobierno en las últimas semanas, su falta de rápidos reflejos ante la velocidad con que se comportan los mercados desembocó en que de forma apresurada y sobreestimado la gravedad de la situación que tenían ante si, resuelven utilizar la bala de plata, acudir al FMI en busca de auxilio, subestimando todas las implicancias políticas que esta actitud conlleva. Pues bien, lo hecho, hecho esta, ahora si esperan terminar su administración con relativa dignidad que comiencen a dejar para más adelante la pretensión a la reelección en el 2019 y afronten con inteligencia y sensatez las responsabilidades que tienen por delante.

Buenos Aires, 10 de Mayo de 2018

DIEGO LO TARTARO PRESIDENTE IADER