AHORA JUSTICIA

Diariamente omos declaraciones y observamos actitudes de polticos y funcionarios del gobierno anterior criticando acertadas y justas medidas del Gobierno Nacional, y en algunos casos tratando de entorpecer su gestin, lo mejor que podran hacer es llamarse a silencio y ocultarse, no solo en bien de la salud pblica, sino particularmente para tratar de preservarse y que la opinin pblica con el tiempo vaya olvidando las fechoras que cometieron.

La adormecida y demasiada lenta justicia por el solo hecho de justificar su razn de ser debe abocarse con celeridad a enmendar su a veces dudosa y cmplice lentitud, de manera tal de volver a la jerarqua que en otros tiempos y con otros jueces supo tener.

Diferentes individuos, funcionarios y grupos econmicos que se enriquecieron o crecieron con inadmisible prontitud, deben rendir cuenta de ese crecimiento al igual que aquellos funcionarios que deban controlarlos.

Escandalosos fraudes cometidos a nivel nacional, provincial y municipal, deben ser investigados por juzgados anti-corrupcin a crear, algunos de estos delitos muy difciles de cuantificar como es el caso de la venta de dlares a termino por parte del Banco Central, como nico oferente a un valor inferior en un 30% del que se negociaba en el mercado de Nueva York, con montos que triplicaban las ventas normales, operatoria esta en la que sin lugar a dudas tienen en la ms indulgente de las hiptesis una responsabilidad culposa el Presidente y el Directorio del Banco Central, el Ministro de Economa y en ltima instancia la Presidenta Cristina Fernndez de Kirchner, como as tambin debe conocerse quienes fueron compradores legtimos y quienes solo especularon tramposamente, se debe analizar la responsabilidad o no, que le pueda corresponder al mercado a travs del cual se efectivizaban estas operaciones: el Rofex.

Todas las reas de gobierno tanto nacional como provinciales y municipales deben ser auditadas ya que durante doce aos fueron cotos exclusivos de quienes las tenan a su cargo y responsabilidad y cuando se detecten fraudes deben llevarse a la justicia y hacerse pblicos de forma clara, accesible y comprensible a todos los ciudadanos.

La corrupcin cuando llega a niveles como el que alcanzo en nuestro pas, si bien es muy difcil y compleja de erradicar, juzgar y castigar, es una enfermedad que si no se la ataca con todos los medios e instrumentos que la justicia tiene y dispone es mortal.

Debemos evitar que un delito tape a otro, por otra parte es nuestro deber y compromiso como ciudadanos exigir que la Justicia con mayscula se haga presente y acte conforme a derecho con celeridad y rigor, como tambin debemos reaccionar y actuar ante jueces cuyos fallos son inadmisibles y vergonzantes, porque solo de esta forma podremos preservar la dignidad como Nacin.

Buenos Aires, 19 de Marzo 2016

DIEGO LO TARTARO PRESIDENTE IADER