Ante el abismo un llamado a la refleccin

Los argentinos estamos transitando un campo totalmente minado, las actitudes que estamos tomando son confusas, contrapuestas, en algunos casos irresponsables e infinitamente peligrosas, Por qu decimos esto? Llevamos tres meses de un gobierno que trata de ser coherente en sus propsitos pero solo nos demuestra ser bicfalo en su conduccin y proceder, con intereses contrapuestos, por un lado tenemos al Presidente Alberto Fernndez que con buena fe y voluntad pero con lentitud y pocas fuerzas leales pelea por salvar la situacin y a su vicepresidenta que esta al acecho de su cada. El Presidente que trata de gobernar haciendo un difcil, complejo y confuso equilibrio sobre una cuerda que a ambos lados tiene el abismo donde se encuentran quienes estn esperando que sus errores, lo lleven al fracaso para ellos volver a ser gobierno. Ambos, Cristina Fernndez y Mauricio Macri solo son fracasados ex Presidentes que guardan en su conciencia un gran resentimiento acumulado por la suma de torpezas, errores, fracasos y delitos que se cometieron en sus administraciones que con inadmisible y altanera soberbia tratan de ocultar.

Pareciera que un profundo fatalismo subyace en nuestro subconsciente, que nos estara obnubilando el pensamiento, por favor pongmonos de pie, reaccionemos un vez por todas, desechemos definitivamente a los causantes de nuestros males y desgracias ellos ya fueron, los conocimos, los padecimos y tambin sabemos de su encubierta hipocresa y perversa falsedad.

El cmulo de gravsimos problemas que enfrenta el Presidente requieren que tenga templanza, coherencia y con inteligencia, firmeza y voluntad los encare, sin prestar atencin y apartando de su camino a estos dos fracasados y su legin de necios seguidores que su intolerancia les impide advertir que lo que esta en juego es la Repblica.

Todos los problemas que enfrenta le exigen que explicite cual es el derrotero que tiene por objetivo a transitar, se lo reclaman sectores de la poblacin que viven en la pobreza, nios sin voz que sufren hambre, abandono y falta de educacin, aquellos que carecen de trabajo, empresas en virtual estado de quiebra, Economas Regionales y Pymes que se encuentran sin conocer un rumbo cierto que los oriente, ancianos que solo piden que los consideren y no le apuren su partida, empresas a la espera que se fijen pautas que les permitan desarrollar sus planes de inversin, ciudadanos libres pensadores que solo aspiran a que se encuentre el camino a la verdad, la justicia y el crecimiento equitativo y sostenido.

En esta misma situacin tenemos a inversores de buena fe que invirtieron en nuestros ttulos y que ahora advierten cansados y decepcionados que estn ante la disyuntiva de confiar en que les paguemos poco y de a poco o la opcin de darse por vencidos y vender a precio vil esos ttulos a los fondos buitres que estn a la espera de la rendicin de quienes resultaron victimas de nuestra irresponsable y culposa insolvencia y ser devorados por estos depredadores apartidas.

Indubitablemente debemos enviar seales, claras, ciertas y realizables, tanto para el frente interno como para nuestros acreedores externos, que sepan estos ltimos que vamos a honrar nuestras deudas, pero que tengan en cuenta que tambin es indubitable que existi una responsabilidad compartida entre acreedores y deudores, ya que las tasas de inters pactadas son el reflejo de lo riesgoso que puede resultar su cobro. Esto esta reflejado y cuantificado en el riesgo pas, en definitiva as son las reglas de este juego en el que todos aparentan ingenuidad y sorpresa, paro que todos conocen y aceptan. En cuanto al FMI esta implcito que sus directivos incumplieron normas establecidas en sus estatutos en connivencia con nuestros negociadores.

A este cmulo de adversidades que aquejan a la repblica, ahora dbenos sumar el coronavirus que esta provocando el derrumbe de todos los mercados mundiales con sus severas implicancias. Desde luego que esto afectar a nuestras exportaciones con el consiguiente deterioro de nuestra economa, pero en cuanto a la negociacin de la deuda externa sin duda nos beneficiar ya que dentro del contexto de los mercados de deuda esta circunstancia nos facilitara su negociacin.

En conclusin: estas desdichas deben llevarnos a la reflexin y dejar para la historia nuestros viejos antagonismos y unirnos, solo as podremos tener el sustento y la confianza que nos permita lograr una negociacin consensuada y exitosa, ello implica y requiere de un plan integral que alcance y contemple el problema en todo su universo. Que significa esto? El Presidente y su equipo ya y sin demoras deben afrontar la crisis en todos sus frentes, desechar viejos axiomas polticos, econmicos y sociales ya obsoletos e ineficientes que nos llevaron al fracaso, deben tomar el ejemplo del Presidente Frondizi que abandon antiguos dogmas para afrontar el futuro, deben tomar conciencia que cabalgan un caballo desbocado, que expliciten que harn, cuando y como, se lo demanda la realidad en la que todos nos encontramos de lo contrario todos seremos arrastrados al abismo del que por aos permaneceremos. En las monarquas los sbditos dicen: Dios salve al Rey, en las repblicas los ciudadanos decimos: Dios ilumine al Presidente.

Buenos Aires 10 de Marzo de 2020.

DIEGO LO TARTARO PRESIDENTE de IADER