El Miedo

Vivimos en el fracaso esto es consecuencia ente otros tantos errores y defectos lo que produce el miedo, por miedo a Macri se voto a Alberto Fernndez, por miedo a Cristina se voto a Macri, por el miedo a lo que dejo de la Rua se voto a Kirchner y as podemos ir retrocediendo en nuestra historia hasta comienzos del siglo anterior, esta actitud viene irremediablemente degradando a la Republica nunca se considero priorizar la solidaridad y el bien comn, solo prevalecieron los intereses sectoriales que los factores de poder determinaron e impusieron.

El miedo nunca nos permite ser libres, el miedo nos tapa la verdad y anula la razn, el miedo nos perturba y angustia, el miedo nos inhibe de tomar decisiones drsticas y dolorosas pero si necesarias, Por qu decimos esto? Porque no nos vamos a cansar de repetir hasta el infinito que debemos tomar el toro por las astas y modificar toda la estructura tributaria, dotar y contar con una legislacin laboral acorde con los tiempos que vivimos y no sujeta a intereses corporativos, redimensionar todo el estado tanto nacional como provincial y municipal, exigir a la justicia que cumpla con el rol que etimolgicamente y conceptualmente significa y representa, es decir debemos repensar en la construccin de un estado moderno eficiente en el que el respeto al orden y la justicia primen sobre los intereses personales y sectoriales.

Para hacer realidad todo esto se necesita primero tener valor, coraje y templanza para afrontar la tormenta, ya que es determinante instrumentar como poltica de estado concordante con la construccin de un orden econmico federal la aplicacin de una Economa Social de Mercado tal como lo hicieron los pases europeos devastados por la segunda guerra mundial y que tan exitosamente desarrollaron, solo valga como ejemplo los ms recientes China que siendo un estado polticamente comunista pero que con inteligencia lo adapta a su contexto e idiosincrasia aceptando y haciendo propias estas reglas de juego, o la Rusia autocrtica de Putin que lo hace a su manera y conveniencia pero lo hace. El mundo desarrollado fue y va en ese camino, nosotros no queremos aceptarlo y a la vista tenemos el resultado, pareciera que nos azotan las diez plagas de Egipto para utilizar una metfora de las desgracias que nos vienen golpeando.

Reitero solo con valor e inteligencia, aceptando y haciendo propias estas reglas de juego, sumando a ello talento y determinacin con un equipo de trabajo idneo y honesto que trabaje en instrumentar un Plan de Gobierno coherente y realizable, lograremos nuestro propsito. Esto hasta el da de hoy en algunas reas no pareciera ocurrir, tengamos memoria que es experiencia- con Macri ocurri lo mismo y bien sabemos como termino.

El miedo provoca incertidumbre, la incertidumbre disuade a los inversores tanto internos como externos, esto se percibe y mide diariamente en el riesgo pas, en la cauta y expectante actitud de nuestros acreedores que quieren precisiones, en el lento y continuo deterioro de nuestros activos, en el estancamiento en la demanda laboral, en el continuo deterioro de nuestras economas regionales y pymes, en nuestro desazn, abatimiento y bronca reprimida.

El miedo al pasado nos conduce inconcientemente a mantenerlo vivo, sin advertir que con las designaciones que se hacen en la segunda lnea de poder estamos permitiendo que se adueen de la estructura del estado nacional algunos personajes que tienen abultadas deudas con la justicia o con pasados repudiables y que hoy son compensados con elevados cargos en la administracin pblica, cuidado que los tiempos apremian que la realidad nos indica que no podemos seguir con indefiniciones, que el pasado en cierta forma continua gobernndonos, que conocemos cual es su desenlace, reflexionemos y sobrepongmonos a esta necia vuelta a el, los profundos cambios esperados y necesarios para salir de este foso de calamidades no se vislumbran, continuamos en la incertidumbre que es el peor de los escenarios, no tengamos miedo a desprendernos de el o el se perpetuara con sus nefastos resultados.

La zigzagueante conduccin de gobierno que lleva a cabo el Presidente Alberto Fernndez entre su parecer y el de la Sra. Cristina Fernndez y la Campora, nos esta indicando que tiene miedo de importunarlos e imponer su condicin de Presidente, esta quizs aparente dualidad de criterios se percibe en las dispares decisiones que a diario toma, este enredado y errado proceder tiene solo un destino: un eventual fracaso, solo nos resta decirle que medite, que reflexione, que recapacite, que de un giro de timn, que retome el liderazgo que le confirieron las urnas, y comience a tomar las medidas de fondo y estructurales que las circunstancias le indican e imponen, la luna de miel llega a su fin, de igual forma la fe de quienes lo votaron y la paciencia de los que no lo votaron, que reaccione, su mandato de continuar as esta en riesgo que su mentora se lo arrebate o que eventualmente las circunstancias o intereses encubiertos se lo traten de acortar abruptamente, el tiene el mandato y la potestad de conducirnos por el buen camino y no puede ni debe equivocarse porque "el hombre que ha cometido un error y no lo corrige, comete otro error mayor".

Buenos Aires 3 de Febrero de 2020.

DIEGO LO TARTARO PRESIDENTE de IADER