La Gran Oportunidad

En noviembre del ao anterior fue aprobada la nueva ley de mercados de capitales, no vamos a ocuparnos desde luego de su letra chica ya que an la Comisin Nacional de Valores (CNV) no a armado la normativa y tiene seis meses a partir de su publicacin en el boletn oficial (28 de diciembre) para estudiarla, instrumentarla y ponerla en ejecucin.

Pero si entendemos desde el Instituto Argentino para el Desarrollo de las Economas Regionales (IADER), que es apropiado y necesario dar nuestra opinin en cuanto a este trascendente paso dado por el organismo regulador de los mercados de capitales (CNV). Creemos que esto significa una oportunidad excepcional para aggionar a un mercado que todava se rige por normas que hace muchos aos los pases desarrollados superaron y de esta forma federalizar el mercado burstil generando una gran oportunidad para las economas regionales y consecuentemente popularizarlo (cuando utilizamos este termino, entendemos por popularizar el que este al alcance de todos, no de unos pocos como hoy ocurre, es decir que sea conocido, comprendido y aceptado por todos).

Reafirmamos todo lo que venimos sosteniendo desde hace aos en cuanto a la forma en que fue y es conducido y atendido el negocio burstil que inexorablemente fue y se esta camino a su extincin. Por ello nuestra satisfaccin ante la sensata y oportuna intervencin de la CNV.

Para comprender la necesidad del cambio debemos historiar con cifras como fue y como es en la actualidad nuestro mercado burstil y de que forma hemos sufrido en las ltimas ultimas dcadas un proceso de desculturizacion burstil que malogro las oportunidades que se fueron presentando con el correr de los aos y como esta desatencin influyo en un continuo deterioro de nuestra economa con la consiguiente perdida de puestos de trabajo y abandono de las economas regionales.

Hagamos un breve sntesis de cmo evoluciono el mercado burstil.

  • Durante la dcada de 1930 se cotizaban en las pizarras de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires (BCBA) aproximadamente 140 ttulos pblicos de deuda de las Provincias y Municipios, (en el ao 1934 fueron 138 ttulos). No estn incluidos los ttulos nacionales. Hoy ao 2013 estos tipos ttulos no se cotizan.
  • Durante la dcada de 1960 se cotizaban en las pizarras de la BCBA. 660 ttulos privados. Hoy ao 2013 solo lo hacen 103 ttulos privados.
  • Durante la dcada de 1990 se llego a operar diariamente en el piso, en ttulos privados por 130 millones de dlares (cuando el 1 a 1). Hoy el promedio esta en alrededor de 7/8 millones de dlares diarios.

Reiteramos nuestra opinin en cuanto al auge y cada de nuestro mercado burstil lase BCBA ya que no tomamos las Bolsas Regionales o Provinciales dado a que en el caso de que existan, no operan.

No es valedero preguntarse porque este constante deterioro de nuestro mercado burstil. La respuesta es una sola: por parte de la CNV, sus anteriores Presidentes desatendieron la potencialidad de este mercado. Las autoridades de la BCBA y de las entidades que conforman todo el sistema burstil tal como hoy lo conocemos desarrollaron psimas administraciones que solo respondieron y responden a intereses corporativos, particulares y personales. Nunca se intento agrandar el mercado, incorporar a las economas regionales, a las medianas empresas, o en captar nuevos inversores. Si bien siempre esto se declamo, en la practica y la realidad nada se hizo, ni siquiera se le presto atencin.

En resumen, el mercado actual es el resultado de polticas erradas y administraciones que no respondan a las necesidades e intereses del mercado, que fueron lentamente pero tambin inexorablemente expulsando al empresariado nacional, para que el mercado quedara finalmente controlado por mega empresas extrajeras. Las consecuencias estn a la vista.

El empresariado nacional, las medianas empresas, todas la economas regionales, estn pendientes del desarrollo de esta cruzada en favor del mercado burstil que hoy encara la CNV. Nosotros desde el IADER deseamos y auguramos a las autoridades de la CNV el mayor de los xitos ya que el xito de ellos permitir al empresariado nacional ampliar sus empresas, conseguir socios a riesgo, lograr un financiamiento ms econmico y acorde con sus necesidades, seguro y permanente. A los ahorristas disponer de alternativas de inversin productivas y ventajosas. De esta manera estaremos defendiendo y apreciando nuestra moneda de la especulacin con el dlar, en definitiva recuperaremos y consolidaremos el bienestar logrado con una economa sana y pujante.

Buenos Aires, 08 de Febrero de 2013

DIEGO LO TARTARO PRESIDENTE IADER