DEBEMOS PRIVATIZAR el BANCO de la NACION ARGENTINA?

Los empresarios Pymes como socios del Banco.

Hoy nos planteamos el debate: el Banco de la Nacin debe permanecer en poder del Estado nacional o debemos privatizarlo? Muchas son las razones que se invocan a favor y en contra de cada alternativa.
Analicemos cada una de ellas con su pro y su contra.
El Banco de la Nacin Argentina naci como consecuencia de una de las ms graves crisis econmicas-financieras que padeci la Republica. Los objetivos que se fijo para su creacin ese lucido estadista que fue Carlos Pellegrini se cumplieron con creces durante un siglo. Hoy con eficiente gerenciamiento quizs podra proseguir con el rol para el cual fue creado ya que esos propsitos siguen siendo vigentes y necesarios.
El Banco de la Nacin Argentina se funda como consecuencia de la crisis del 90, cuando en medio de esa borrasca, quiebra el Banco Nacional. De inmediato surge el propsito de crear un nuevo y fuerte agente que sirviera a la produccin, el comercio e impulsara a la incipiente industria.
Con estos fines se crea el Banco de la Nacin; y ellos se vienen materializando sin pausa y con xito desde entonces.
Hoy los profundos cambios que se operan en todas las estructuras econmico-financieras del pas y del mundo hacen necesario el aggiornamiento de todos los agentes econmicos, ya sean estatales o privados. Esta adaptacin a las nuevas circunstancias implica actuar con imaginacin, creatividad y eficiencia.
Cules son las dificultades que atraviesa hoy el Banco Nacin?
Es evidente que en el sistema bancario mundial los bancos comerciales estn perdiendo espacio a favor de los bancos de inversin; esto impuesto por la propia globalizacin de los mercados cuya dinmica exige nuevos instrumentos financieros que los bancos comerciales no saben satisfacer.
El Banco de la Nacin opera tradicionalmente como banco comercial; esto sumado a un gerenciamiento que no supo ser eficiente tal como lo exigen las actuales circunstancias, motivo quejas, disconformidad, perdida de negocios, en definitiva ceder espacio a favor de otras entidades gerenciadas con criterios modernos y dinmicos.
Si a todo esto sumamos los cambios operados por una sana poltica privatista es lgica la actual demanda de ciertos sectores por la privatizacin del Banco. Esto nos ofrece dos alternativas: total o parcial.
Si es total, significa que la Nacin abandona los propsitos para los cuales fue creado el Banco. Si la privatizacin se realiza parcialmente, pero el nuevo socio es otra entidad bancaria, se corre el riesgo que en determinado momento por esos avatares de la poltica se lo privatice totalmente; es decir que ahora estaramos demorando su transferencia a manos privadas.
Pero con su actual poltica, el Banco tampoco satisface los requerimientos que nos impone el mercado.
Cmo solucionamos el problema?
Con un nuevo gerenciamiento?
Ello es suficiente?
Mi respuesta es no.
Cual seria, entonces una de las alternativas que podra dar respuesta satisfactoria a quienes pretenden su privatizacin y a quienes se oponen a la misma, si ambos tienen su cuota de razn?
Creo que el Banco de la Nacin debe privatizarse parcialmente, pero no desnacionalizarse.
De que forma logramos este propsito?
La misma podra ser modificar la Carta Orgnica del Banco.

  • Se privatiza el 70% del capital accionario. Las acciones (30%) que quedan en poder del Banco se transforman en acciones de cinco votos, las que se suscriben (70%) por oferta pblica de un voto.
  • Se limita la tenencia de acciones a suscribir a un monto mximo de 50.000/100.000 pesos (a considerar). De esta forma atomizaramos la tenencia accionaria privada. Tengamos en cuenta que todas las acciones deben ser nominativas y no al portador.
  • Se prohibe taxativamente sindicar las acciones de un voto evitando de esta forma la acumulacin de votos.
De manera tal que el Gobierno de la Nacin seguir teniendo el control del Banco y podra continuar con su histrica poltica de asistencia crediticia. Este sistema de suscripcin publica permitira que todos los pequeos y medianos empresarios se transformen en socios del Banco y de esta forma sean le verdadero apoyo institucional dentro de la entidad financiera para llevar a cabo la tradicional poltica del Banco Nacin.

Buenos Aires, 20 de Marzo de 1998

DIEGO LO TARTARO PRESIDENTE IADER